Ronnie Biggs, el cerebro del "robo del siglo", regresa a prisión

  • Londres, 16 feb (EFE).- El británico Ronnie Biggs, conocido como el cerebro del "robo del siglo", como se conoce al asalto a un tren del Royal Mail en Glasgow (Escocia) en 1963, ha vuelto a la cárcel tras pasar el fin de semana ingresado en un hospital por una neumonía.

Ronnie Biggs, el cerebro del "robo del siglo", regresa a prisión

Ronnie Biggs, el cerebro del "robo del siglo", regresa a prisión

Londres, 16 feb (EFE).- El británico Ronnie Biggs, conocido como el cerebro del "robo del siglo", como se conoce al asalto a un tren del Royal Mail en Glasgow (Escocia) en 1963, ha vuelto a la cárcel tras pasar el fin de semana ingresado en un hospital por una neumonía.

Tras recibir tratamiento durante dos días, Biggs, de 79 años, regresó hoy al centro penitenciario de Norwich (este de Inglaterra), donde cumple una condena de 30 años, informó la agencia británica PA.

El ingreso de Biggs en el hospital, el pasado viernes, se produjo en la fecha en la que sus familiares esperaban que pudiera salir en libertad condicional al haber cumplido una tercera parte de su condena y por su precario estado de salud tras sufrir una apoplejía que hizo temer por su vida.

El pasado mes de octubre, el diario "The Guardian" informó de que Biggs, que en 2001 regresó voluntariamente al Reino Unido después de permanecer en Brasil prófugo de la Justicia, esperaba salir a la calle el 14 de febrero y manifestó su deseo de "poder morir como un hombre libre".

Según "The Guardian", los amigos de Biggs quieren buscarle un hogar de ancianos en el norte de Londres para que pueda estar cerca de su hijo Michael, cuyo nacimiento en Brasil le permitió quedarse en ese país y eludir la extradición a Gran Bretaña.

Michael Biggs se trasladó a Londres cuando su padre decidió regresar al Reino Unido y obtuvo la nacionalidad británica.

Ronnie Biggs perpetró junto a otras 15 personas el robo a un tren de Correos el 8 de agosto de 1963.

La banda se hizo con 2,6 millones de libras, que en esa época fue la mayor suma robada en un solo asalto.

La Policía consiguió detener a los ladrones en enero de 1964.

Tras ser procesado y condenado, Biggs fue encarcelado en la prisión londinense de Wandsworth, de donde se fugó 15 meses después.

Biggs huyó a París, donde se sometió a una cirugía plástica, y con un pasaporte falso viajó a Australia.

Tras pasar por varios países, el ladrón se estableció en Brasil, donde tuvo un hijo con la bailarina brasileña Raimunda de Castro.

Debido a que la ley brasileña no permite la extradición de un hombre, aunque sea fugitivo, que tenga un hijo nacido en el país, el Reino Unido no consiguió la entrega de Biggs, que finalmente regresó voluntariamente a su país de origen.