Oreja para Perera en una deslucida corrida de Buenavista

  • Córdoba, 28 may (EFE).- El diestro Miguel Ángel Perera cortó hoy una oreja en el sexto festejo de la feria de Córdoba, una corrida deslucida de Buenavista con la que los toreros estuvieron por encima de las condiciones de los toros, aunque tanto "Morante de la Puebla" como Daniel Luque se fueron de vacío.

Oreja para Perera en una deslucida corrida de Buenavista

Oreja para Perera en una deslucida corrida de Buenavista

Córdoba, 28 may (EFE).- El diestro Miguel Ángel Perera cortó hoy una oreja en el sexto festejo de la feria de Córdoba, una corrida deslucida de Buenavista con la que los toreros estuvieron por encima de las condiciones de los toros, aunque tanto "Morante de la Puebla" como Daniel Luque se fueron de vacío.

Se lidiaron cinco toros de Buenavista y uno -el sexto- de Albarreal, justos de presencia, flojos y descastados. Los únicos que 'medio sirvieron', segundo y tercero.

José Antonio "Morante de la Puebla": pinchazo, metisaca, estocada casi entera caída y trasera, y siete descabellos (silencio tras un aviso); y pinchazo y estocada contraria y perpendicular (ovación).

Miguel Ángel Perera: estocada desprendida (una oreja); y estocada (ovación).

Daniel Luque: dos pinchazos y estocada (ovación); y dos pinchazos y estocada caída (ovación).

En cuadrillas, Curro Robles saludó montera en mano tras banderillear al segundo.

La plaza tuvo media entrada en tarde caluroso.

-------------------

Lo mejor de la actuación de "Morante" fue el toreo de capote a su segundo, tanto en el recibo a la verónica como en un posterior quite de igual guisa. La faena de muleta, a menos, como el toro, que acabó "rajado". En su deslucido primero apenas apuntó detalles sueltos.

Perera toreó con mando, temple y gusto a su primero, pero sólo por el pitón derecho, pues por el izquierdo el toro se 'acostaba', e incluso llegó a voltearle sin consecuencias. La emoción del final del trasteo, con ceñidas manoletinas y cuatro pases de pecho ligados sin enmendarse, sumado a la gran estocada, le valió una oreja. Con su segundo hizo un esfuerzo, pero fue en vano por la extrema sosería del toro.

Luque realizó una primera faena en la distancia corta a su primero, en el que destacaron dos series de derechazos de buen corte. Al natural, el trasteo perdió continuidad. Pero un final en el que ensayó un parón muy emotivo pudo haber tenido su recompensa de haber acertado con la espada. En el último, toro muy a la defensiva, anduvo firme y muy valiente Luque, aunque no acabó de llegar a los tendidos.