Comienza la remodelación de Maracaná para el Mundial de Brasil 2014


El Maracaná espera la segunda final mundialista para cambiar su historia

El Maracaná espera la segunda final mundialista para cambiar su historia

La obra, con un presupuesto de 705,6 millones de reales (313,2 millones de euros), comenzó con la eliminación de los asientos ubicados en el anillo inferior de las gradas del estadio, donde se espera se jugará la final del Mundial.

Con las renovaciones, el estadio verá reducida su capacidad durante los próximos 50 días en 45.000 espectadores, apenas superando la mitad de la capacidad de Maracaná, posteriormente el recinto será cerrado.

Los cambios en el estadio, el más grande del mundo cuando fue construido para el Mundial de 1950, incluyen el rediseño del anillo inferior, nuevas rampas de acceso, una ampliación del techo sobre las tribunas y una reducción en el tamaño del campo.

Está será la segunda gran renovación del recinto en los últimos años, tras estar cerrado durante casi un año antes de los Juegos Panamericanos del 2007, un proyecto de 130 millones de reales (57,7 millones de euros), que no cumplió con las exigencias de la FIFA para la Copa del Mundo del 2014.