Un diplomático de EEUU dice que su país desea cooperar con Irán en Afganistán

  • Moscú, 27 mar (EFE).- Un diplomático norteamericano declaró hoy que EEUU desea cooperar con Irán en Afganistán, si bien ambos países negaron que planeen entablar negociaciones directas durante la conferencia de Moscú sobre la situación afgana.

Un diplomático de EEUU dice que su país desea cooperar con Irán en Afganistán

Un diplomático de EEUU dice que su país desea cooperar con Irán en Afganistán

Moscú, 27 mar (EFE).- Un diplomático norteamericano declaró hoy que EEUU desea cooperar con Irán en Afganistán, si bien ambos países negaron que planeen entablar negociaciones directas durante la conferencia de Moscú sobre la situación afgana.

"Consideramos que Irán es un actor importante para la solución del problema afgano. Afganistán es un buen campo para cooperar con Irán en el futuro", dijo el integrante de la delegación de EEUU en el foro de Moscú, que encabeza el subsecretario de Estado, Patrick Moon.

Agregó que "Washington no ve nada extraordinario en el hecho de que a este foro asistan representantes tanto de EEUU como de Irán", pero subrayó que ambos países participan en la conferencia "en un formato multilateral" y no planean mantener encuentros bilaterales.

"Estados Unidos no ha pedido ningún encuentro con Irán, y tampoco Irán ha solicitado tal reunión", subrayó el diplomático norteamericano, citado por la agencia Interfax.

El viceministro de Exteriores iraní, Mehdi Ahundzade, que representa al Gobierno de Teherán en la conferencia de Moscú, descartó asimismo la posibilidad de mantener una reunión aparte con su colega norteamericano.

"No, aquí solo tratamos los problemas de Afganistán", respondió Ahundzade al ser preguntado sobre si planea reunirse con Moon.

La cancillería rusa señaló la víspera que Rusia, como país anfitrión de la conferencia, estaba dispuesta a contribuir a la celebración de un encuentro de diplomáticos de EEUU y de Irán si estos decidían celebrarlo en Moscú.

La conferencia fue convocada por Rusia bajo la égida de la Organización de Cooperación de Shangai (OCS), que integra también a China y a varios países centroasiáticos, entre ellos Uzbekistán y Tayikistán, limítrofes con Afganistán.

Rusia y otros miembros de la OCS consideran que Afganistán sigue siendo un polvorín y que la guerra lanzada por EEUU en 2001 solo ha contribuido a agravar la inestabilidad en la región de Asia Central.

El nuevo presidente estadounidense, Barack Obama, planea aumentar el número de tropas en Afganistán y también aboga por una mayor coordinación de los aliados en ese país.

Al tiempo, el citado diplomático norteamericano consideró inoportuno que Rusia y otros países colindantes con Afganistán envíen tropas a ese país.

"No apoyaríamos tal paso", dijo el representante del departamento de Estado, quien recordó que Rusia misma descarta implicarse militarmente en la campaña afgana.

Moscú sí respaldó esta semana la idea de Obama de abrir una vía de diálogo entre el Gobierno legítimo afgano y las facciones talibanes más moderadas y su declaración de que la nueva estrategia para Afganistán debe incluir un plan de salida de las tropas.

La OCS, ante todo Rusia y China, ha abogado durante años por que EEUU ponga plazo a su presencia militar en Asia Central.

La conferencia de Moscú tiene lugar pocas semanas después de que Kirguizistán anunciara su decisión de cerrar en medio año la base aérea de Manás, la última de la que dispone de EEUU en Asia Central.

Por esta razón, EEUU se ha visto obligado a pedir permiso a Rusia, Kazajistán, Uzbekistán y Tayikistán para tender un corredor a través de sus territorios con el fin de hacer llegar los suministros a sus tropas desplegadas en Afganistán.

Al respecto, el diplomático estadounidense dijo que Kirguizistán ha propuesto a Washington reanudar negociaciones sobre Manas, por lo que no descartó que el acuerdo de alquiler de la base siga en vigor.

Sin embargo, esta noticia fue desmentida de inmediato tanto por la delegación kirguís en el foro de Moscú como por la Presidencia de Kirguizistán en Bishkek, según las agencias rusas.