El ex ministro acusado de genocidio denuncia el autoritarismo de la nueva Constitución

  • La Paz, 19 feb (EFE).- El ex ministro de Defensa boliviano Carlos Sánchez Berzaín, sobre el que pesa una acusación de genocidio en su país, reapareció hoy en una entrevista televisiva desde Estados Unidos para denunciar que la nueva Constitución de su país instaura un "sistema autoritario".

El ex ministro acusado de genocidio denuncia el autoritarismo de la nueva Constitución

El ex ministro acusado de genocidio denuncia el autoritarismo de la nueva Constitución

La Paz, 19 feb (EFE).- El ex ministro de Defensa boliviano Carlos Sánchez Berzaín, sobre el que pesa una acusación de genocidio en su país, reapareció hoy en una entrevista televisiva desde Estados Unidos para denunciar que la nueva Constitución de su país instaura un "sistema autoritario".

En la red PAT, Sánchez Berzaín afirmó, desde Washington, que la nueva Constitución, promulgada por el presidente Evo Morales, ha sido preparada en "Venezuela, Ecuador y Bolivia por gente del extranjero para imponer un sistema autoritario de partido único".

Para Sánchez Berzaín, la "refundación constitucional" promovida por Morales tiene el "solo propósito de prorrogarse en el poder en el marco de un nuevo proceso neocolonial que viene de Venezuela, en el que interviene Cuba y que es absolutamente ajeno al pueblo" de Bolivia.

"Desaparece la división de poderes, desaparece la Corte Suprema de Justicia. Se concentra todo el poder en un presidente autoritario", aseguró el ex ministro.

La nueva Constitución fue promulgada por Morales el pasado 7 de febrero, tras haber sido aprobada en un referéndum celebrado el 25 de enero con más de un 61,4 por ciento de votos a favor.

Sánchez Berzaín ocupó las carteras de Presidencia, Gobierno (Interior) y Defensa durante las dos gestiones del ex presidente derechista Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003).

Con el ex mandatario huyó a EE.UU. tras los disturbios de octubre de 2003, en los que murieron más de 60 personas y por los que pesan contra ellos sendas acusaciones por genocidio.

El Gobierno boliviano ha solicitado su extradición para que hagan frente a esos cargos ante las instituciones judiciales bolivianas.

Sánchez Berzaín agregó que la Constitución "no es del pueblo ni del Estado boliviano", sino del "presidente cocalero", en referencia a Morales, quien llegó al poder tras una dilatada trayectoria como sindicalista campesino.

También aseguró que en el referéndum en el que se aprobó el texto "ha habido verdaderos bolsones de votación inducida y presionada, en contra del voto libre e independiente".

No obstante, esa afirmación contradice informes de las misiones de observación enviadas por el Centro Carter, de Estados Unidos, o de la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA), que si bien han señalado algunos defectos en el proceso, también han respaldado sus resultados.