Quema de ruedas y varios cortes de tráfico en Vigo en las primeras horas de huelga del metal

  • Vigo, 20 may (EFE).- Cientos de trabajadores del sector metalúrgico de la provincia de Pontevedra participan en la primera jornada de huelga en que se han registrado quemas de ruedas y cortes de tráfico en los accesos a los principales astilleros de Vigo.

Quema de ruedas y varios cortes de tráfico en Vigo en las primeras horas de huelga del metal

Quema de ruedas y varios cortes de tráfico en Vigo en las primeras horas de huelga del metal

Vigo, 20 may (EFE).- Cientos de trabajadores del sector metalúrgico de la provincia de Pontevedra participan en la primera jornada de huelga en que se han registrado quemas de ruedas y cortes de tráfico en los accesos a los principales astilleros de Vigo.

Después de las habituales asambleas informativas en los astilleros, los huelguistas abandonaron las empresas y, desde primera hora de la mañana, paralizan tanto la zona de Guixar como la de Bouzas.

Trabajadores del astillero Vulcano iniciaron sobre las 9:00 horas una marcha desde Guixar hasta Bouzas para unirse a sus compañeros y comenzar las movilizaciones conjuntas.

En esa marcha cortaron la rotonda de Sanjurjo Badía y dificultaron la salida de vehículos por la AP-9.

Fuentes sindicales explicaron a Efe que, también desde primera hora de la mañana, actúan piquetes informativos en el parque empresarial de Vincios, en Mos, O Porriño y la Avenida de Madrid.

Los huelguistas discurren por la ciudad viguesa con presencia policial para evitar altercados.

Esta primera jornada de huelga, que continuará mañana, se debe al bloqueo de la negociación del convenio colectivo, que afecta en la provincia de Pontevedra a unas 27.000 personas.

Patronal y sindicatos siguen muy alejados en cuanto a sus posturas y la semana pasada dieron por rotas, de nuevo, las negociaciones.

Los empresarios piden 2 años de vigencia del convenio y mantener el poder adquisitivo de los trabajadores, mientras que los representantes de los trabajadores exigen una duración de un año y un incremento salarial razonable, pero nunca congelación de los haberes.