Obama "confía" en que GM prosperará tras la reorganización

Obama "confía" en que GM prosperará tras la reorganización

Obama "confía" en que GM prosperará tras la reorganización

WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo en una entrevista publicada el sábado que confía en que General Motors prosperará después de su reestructuración, pero no mencionó si la automotriz debe solicitar la bancarrota para reorganizarse.

Obama, en una entrevista con el canal de televisión por cable C-SPAN, dijo que quería que el Gobierno saliera del negocio automotriz lo antes posible, y afirmó que si algunos empleos del sector nunca regresan, el Gobierno trabajará para asegurarse de que los empleados vuelvan a ser capacitados.

"Finalmente, creo que GM va a ser una compañía fuerte y vamos a salir en cuanto la economía se recupere y ellos hayan completado su reestructuración", dijo Obama.

GM enfrenta un plazo límite impuesto por el Gobierno para completar una reestructuración completa antes del 1 de junio, que analistas creen que necesitará una bancarrota para completarse.

A Obama no se le preguntó sobre una posible bancarrota de GM durante la entrevista en C-SPAN y tampoco planteó el tema por su cuenta.

El Gobierno de Obama ha inyectado 19.400 millones de dólares para mantener a flote a la automotriz desde comienzos de año, incluidos otros 4.000 millones de dólares otorgados el viernes. Se espera que la participación de fondos del Gobierno aumente hasta 27.000 millones de dólares después del 1 de junio.

GM ha dicho que podría solicitar la bancarrota si no logra convencer a los tenedores de bonos para que accedan a condonar parte de los 24.000 millones de dólares que debe la firma, cerca de un 90 por ciento del total.

Bajo órdenes del Gobierno de Obama, GM ha ofrecido a los tenedores de bono una participación del 10 por ciento en la compañía reestructurada, un acuerdo que ellos consideran como injusto.

"MÁS PEQUEÑAS, MALVADAS Y COMPETITIVAS"

"Espero (...) que veremos tanto a GM como a Chrysler emerger de este proceso de reestructuración más pequeñas, malvadas y competitivas con una serie de líneas de productos que sean atractivos para los consumidores, buenos automóviles que sean eficientes en el consumo de combustibles y que apuntan al mercado de mañana", dijo Obama a C-SPAN en la entrevista.

El Gobierno de Obama llevó a Chrysler a la bancarrota el 30 de abril. El plan de Chrysler es vender sustancialmente todos sus activos a una nueva compañía propiedad de Fiat, un fondo de salud del sindicato de trabajadores automotrices, y los gobiernos de Estados Unidos y Canadá.

Obama predijo un salto en las ventas de coches una vez que la economía de Estados Unidos se recupere de la actual recesión debido a que los estadounidenses no están comprando suficientes vehículos como para reemplazar a los que ya están viejos.

"Están viendo a un mercado sustancial que va a estar disponible para las automotrices de Estados Unidos si toman buenas decisiones ahora y si construyen el tipo de vehículos eficientes y de alto rendimiento que los consumidores estadounidenses desean", dijo Obama.

"Creo que GM y Chrysler pueden hacer eso", sostuvo. "Confiamos en que podrán surgir y tomar ventaja de ese nuevo mercado y en realidad ser muy rentables y prosperar, pero eso significa pasar por algo doloroso ahora", agregó.