Los libreros de viejo acusan la crisis ante un producto que es "bastante prescindible"

  • Valladolid, 7 abr (EFE).- Los libreros han acusado de forma notable la actual crisis económica, y además de una forma anticipada al resto de ámbitos productivos, debido a que el libro es un bien de consumo "bastante prescindible" en tiempos de recesión como son los que corren.

Los libreros de viejo acusan la crisis ante un producto que es "bastante prescindible"

Los libreros de viejo acusan la crisis ante un producto que es "bastante prescindible"

Valladolid, 7 abr (EFE).- Los libreros han acusado de forma notable la actual crisis económica, y además de una forma anticipada al resto de ámbitos productivos, debido a que el libro es un bien de consumo "bastante prescindible" en tiempos de recesión como son los que corren.

"La crisis la hemos notado mucho antes que el resto de los sectores, hace ya dos años, con una caída generalizada de ventas que ahora se ha visto agudizada", ha manifestado a los informadores Felipe Martínez, presidente de la Asociación de libreros de Viejo y Antiguo de Castilla y León (Alvacal).

Ese descenso ha afectado tanto al libro nuevo como al viejo y al de ocasión, y lo ha hecho "de una forma generalizada" y apreciable en tiendas, ferias e incluso en las transacciones por internet, ha añadido Martínez antes de inaugurar en Valladolid la trigésima Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, instalada en la Acera de Recoletos.

Hasta la mitad "o más, según en qué aspectos", han disminuido las ventas, que también ha repercutido en la alta bibliofilia o en el coleccionismo de gran y nivel y valor, ya que éste siempre ha estado vinculado a la bolsa y a sectores económicos como el inmobiliario o el de la construcción, ahora en franca recesión.

En el caso de los anticuarios o libreros de viejos, "el caso es particularmente grave debido a que, por regla general, somos empresas familiares, pero al igual que nosotros notamos mucho antes la crisis, esperemos que igualmente percibamos con antelación la salida", ha añadido el presidente de Alvacal.

Una veintena de establecimientos, principalmente llegados de Castilla y León, han abierto hoy sus casetas en la feria vallisoletana, "ya consolidada y una de las mejores de público" debido a su tradicional coincidencia con la Semana Santa y de forma simultánea al tradicional certamen de artesanía y alfarería.

Los profesionales protagonistas de la feria han llegado de seis comunidades autónomas: Castilla y León (Burgos, León, Ponferrada, Salamanca y Valladolid), Navarra (Pamplona), Madrid (Madrid), Comunidad Valenciana (Alicante), Asturias (Gijón) y Andalucía (Granada).

Hasta el 23 de abril -Día Mundial del Libro y de la Comunidad de Castilla y León- ofrecerán a los visitantes en torno a 100.000 títulos de todas las épocas, desde un incunable del siglo XV fechado en Venecia en 1486 -una Divina Comedia, de Dante, comentada por Cristóforo Landino- hasta primeras ediciones de las generaciones del 98 y del 27 españoles con autores como Miguel de Unamuno, Azorín, Pío Baroja, Juan Ramón Jiménez y Federico García Lorca, entre otros.

Destacan también varios libros jurídicos impresos en el siglo XVI, algunos en Valladolid y otros en Medina del Campo, singulares por su tipografía gótica, caso de una edición veneciana de Las Siete Partidas, del rey Alfonso X El Sabio.

Martínez se ha referido también a otro ejemplar que podrá verse en Valladolid y que es, hasta la fecha, el libro más famoso de brujería y ciencias ocultas: el Malleus Maleficarum" (Martillo de Herejes), editado en el siglo XVII.

Además de libros, el visitante podrá contemplar y adquirir mapas, grabados, litografías, aleluyas, pliegos de cordel, estampas, postales, fotografías, naipes, tebeos, carteles y revistas de toros, de cine e incluso de publicidad.

Por primera vez, según ha explicado el presidente de Alvacal, se presentará el volumen titulado "Viaje a la Gloria", una edición de arte en homenaje a Camilo José Cela y editada en 2003 por la Universidad que lleva el nombre del fallecido autor premiado con el Nobel.

La Villa del Libro, promovida por la Diputación de Valladolid en Urueña y que dirige Pedro Mencía, también estará representada con una caseta informativa y de venta en la que, día a día, se relevarán los libreros establecidos en ese municipio.