BP

Bolivia pagará a la británica BP por la nacionalización de su empresa de combustibles

  • La Paz, 4 may (EFE).- El Gobierno de Bolivia negociará con la británica British Petroleum (BP) un pago por haber nacionalizado su filial Air BP, que reparte combustibles en una docena de aeropuertos bolivianos, informó hoy una fuente oficial.

Bolivia pagará a la británica BP por la nacionalización de su empresa de combustibles

Bolivia pagará a la británica BP por la nacionalización de su empresa de combustibles

La Paz, 4 may (EFE).- El Gobierno de Bolivia negociará con la británica British Petroleum (BP) un pago por haber nacionalizado su filial Air BP, que reparte combustibles en una docena de aeropuertos bolivianos, informó hoy una fuente oficial.

El presidente de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, dijo a la agencia estatal ABI que se contratará a una empresa independiente para establecer el patrimonio de Air BP.

La empresa consultora debe fijar el valor de la compañía en un plazo de 120 días y después YPFB negociará un acuerdo con los ejecutivos de Air BP para la transferencia de acciones al Estado.

El presidente boliviano, Evo Morales, nacionalizó la compañía el pasado viernes, durante los actos del Día del Trabajador, y ordenó a las Fuerzas Armadas y a YPFB intervenirla y recuperarla para el control estatal.

Air BP tiene una plantilla de seis ejecutivos y 93 empleados en todo el país.

Según Villegas, YPFB asumió el control de la administración de la compañía nacionalizada y aún no se han presentado problemas en el abastecimiento de los combustibles a las terminales áreas.

"El suministro ha sido normal y regular y los vuelos nacionales e internacionales han tenido continuidad", dijo Villegas a ABI.

Según el Gobierno boliviano, la empresa británica ha aceptado que se realice una transferencia de las acciones y las oficinas al Estado, sin problemas administrativos.

Desde 2006, Morales ha nacionalizado cinco empresas del sector petrolero con la compra de acciones, pero también ha expropiado una fundidora de capitales suiza y tiene un conflicto de arbitraje con una telefónica participada por italianos y que pasó a manos del Estado por una intervención y sin acuerdo previo.