La crisis obliga a abandonar a las mascotas al considerarlas un gasto superfluo

La crisis obliga a abandonar a las mascotas al considerarlas un gasto superfluo

La crisis obliga a abandonar a las mascotas al considerarlas un gasto superfluo