Alertan del riesgo de que la izquierda desperdicie la ocasión de cambiar Latinoamérica

  • Santiago de Chile, 26 mar (EFE).- El senador socialista Ricardo Núñez, organizador de la Cumbre de Líderes Progresistas que se celebra este fin de semana en Chile, dijo hoy a Efe que le preocupa que por culpa de sus peleas internas la izquierda desperdicie la oportunidad de transformar América Latina.

Alertan del riesgo de que la izquierda desperdicie la ocasión de cambiar Latinoamérica

Alertan del riesgo de que la izquierda desperdicie la ocasión de cambiar Latinoamérica

Santiago de Chile, 26 mar (EFE).- El senador socialista Ricardo Núñez, organizador de la Cumbre de Líderes Progresistas que se celebra este fin de semana en Chile, dijo hoy a Efe que le preocupa que por culpa de sus peleas internas la izquierda desperdicie la oportunidad de transformar América Latina.

"Me provoca pena y me preocupa que nuevamente la izquierda latinoamericana se vaya a perder la posibilidad de transformar este continente", declaró en entrevista Ricardo Núñez, presidente del Instituto Igualdad, que organiza esta cumbre junto con la fundación británica Policy Network.

Núñez, con 50 años de militancia en el Partido Socialista y dos décadas como el senador más votado de Chile, asegura que "nunca antes las izquierdas latinoamericanas habían tenido la oportunidad que tienen ahora", porque las fuerzas progresistas gobiernan en toda la región, excepto México y Colombia.

"Si no la aprovechan -alertó- el péndulo irá nuevamente hacia las fuerzas conservadoras o hacia los golpes de Estado, que es el ciclo trágico de América Latina".

En opinión de Ricardo Núñez, "en América Latina nunca hay que desechar que haya militares golpistas que actúan de manera subterránea", y citó el caso del general retirado Edwin Donayre, ex jefe del Ejército peruano, que está azuzando la tensión con Chile "para levantarse como candidato a la Presidencia de Perú".

El presidente del Instituto Igualdad recalcó que en América Latina "las soluciones de izquierdas son distintas y, por lo tanto, cualquier intento de trasladar recetas que se aplican en un país a otro sería un gravísimo error".

"Sería caer en lo que fue el mundo socialista de Europa del Este, volver a la década de los años sesenta y setenta, cuando creíamos que había una sola solución, que era la que exportaba la Revolución Cubana", afirmó.

En esos años, "Che" Guevara le dedicó un libro al entonces presidente de Chile en el que decía: "Al compañero Allende, que por otras vías quiere lo mismo", recuerda el dirigente socialista.

Pero este pluralismo, agregó, "lamentablemente" no lo comparten "ciertos sectores de la izquierda latinoamericana, que creen que todos aquellos que no tienen una afinidad con Hugo Chávez (presidente de Venezuela) o con Evo Morales (presidente de Bolivia) están en el pecado o son unos traidores que se entienden con el imperialismo y el capitalismo".

"Esa manera de ser, ortodoxa, maniquea, vulgar, es un peligro enorme", asegura el presidente del Instituto Igualdad, para quien Luiz Inácio Lula da Silva "es un ejemplo, porque él y su partido no imitan a nadie ni pretenden que nadie los imite".

Núñez se quejó de que en algunos foros de la izquierda latinoamericana se dice que la Concertación y el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet es pro imperialista y pro capitalista, y se olvidan de que en Chile hay pensiones mínimas para todos, salud gratuita, seguro de cesantía y no se ha privatizado Codelco, la mayor empresa de cobre del mundo.

A su juicio, la VI Cumbre de Líderes Progresistas, que se celebrará los días 27 y 28 en la ciudad costera de Viña del Mar, ofrece una gran oportunidad para que la izquierda europea y latinoamericana busquen soluciones conjuntas a la actual crisis económica mundial y al desastre ecológico causado pro el cambio climático.

"Las fuerzas conservadoras nunca van a ser capaces de frenar las injusticias en el mundo; fueron incapaces de frenar el fascismo, el nazismo, el franquismo y el pinochetismo; al contrario, los estimularon", opinó Ricardo Núñez, quien enfatizó que "la izquierda es la única que puede frenar la actual crisis".

"Las fuerzas conservadoras miran con egoísmo esta situación, son portadoras del proteccionismo económico, persiguen a los inmigrantes como si fueran leprosos y no les exigen a los bancos que devuelvan el dinero que les prestaron", agregó.

Sobre ausencia de representantes de países como Venezuela, Ecuador, Bolivia o Nicaragua al encuentro, el presidente del Instituto Igualdad dijo que "ojalá se vayan incorporando en el futuro muchos más actores a este diálogo, que es la manera de abrir las puertas al futuro, y no seguir encerrados refunfuñando ideológicamente si éste es más de izquierdas que aquel".

Respecto a Barack Obama, el nuevo presidente de EE.UU., Núñez manifestó que "ahora es el momento de repensar la relación de Latinoamérica con Estados Unidos".

En su opinión, "la relación de Chile, Argentina o Brasil con Estados Unidos es muy distinta de la que tienen México o los países centroamericanos, le guste o no a Daniel Ortega", presidente de Nicaragua.

"El Gobierno de Barack Obama es más progresista que el de Bush, pero no es un Gobierno revolucionario que vaya a terminar de la noche a la mañana con la fuerte influencia que ejerce el Pentágono en la política exterior", puntualizó el senador Núñez, quien destacó el hecho de que en la cumbre progresista participe el vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden.