La Damas de Blanco fueron increpadas ante el Tribunal Supremo de La Habana

  • La Habana, 19 mar (EFE).- Un grupo de Damas de Blanco, familiares de 75 opositores cubanos apresados en 2003, fue increpado hoy por alrededor de 40 personas favorables al Gobierno de la isla ante el Tribunal Supremo de Justicia en La Habana, adonde las primeras fueron a demandar la libertad de los presos políticos.

La Damas de Blanco fueron increpadas ante el Tribunal Supremo de La Habana

La Damas de Blanco fueron increpadas ante el Tribunal Supremo de La Habana

La Habana, 19 mar (EFE).- Un grupo de Damas de Blanco, familiares de 75 opositores cubanos apresados en 2003, fue increpado hoy por alrededor de 40 personas favorables al Gobierno de la isla ante el Tribunal Supremo de Justicia en La Habana, adonde las primeras fueron a demandar la libertad de los presos políticos.

Más de 30 mujeres de esa organización disidente se presentaron a la entrada del Tribunal para pedir "libertad para los presos" a viva voz y minutos después fueron insultadas por decenas de personas entre las que había agentes encubiertos.

Tras abandonar el lugar, las Damas de Blanco fueron seguidas por un grupo de mujeres y hombres que las llamaron "vendepatrias" y "gusanas" (como se denomina en Cuba a los adversarios del Gobierno), al tiempo que cantaron el himno cubano y gritaron vivas a los líderes Fidel y Raúl Castro.

Las disidentes, todas vestidas de blanco, subieron finalmente a un autobús público en el que viajaron de regreso a sus casas, sin que hubiera agresión física.

Laura Pollán, una de las fundadoras del movimiento, dijo a Efe que la intención del grupo era "demandar la libertad de los presos" en el Tribunal, porque "ese es el que juzga y es el que puede reunirse y determinar si los liberan o no".

El martes las Damas de Blanco iniciaron seis días de actividades en La Habana para recordar el sexto aniversario de las detenciones y condenas en juicios sumarísimos de sus 75 familiares, programa que ha incluido marchas hasta varias iglesias.

De los 75 condenados en 2003, 54 continúan en prisión y 19 se encuentran excarcelados con licencias "extra-penales" por motivos de salud (diez de estos están fuera de Cuba).

Además, Reynaldo Labrada salió de prisión en enero, tras cumplir una condena de cinco años y diez meses, y Miguel Valdés Tamayo falleció en enero de 2007.