La necesidad de cerrar las heridas de guerra es más imperiosa que nunca, dice la Cruz Roja

  • Lima, 8 may (EFE).- El jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja para Bolivia, Ecuador y Perú, Christophe Martin, manifestó hoy que "los conflictos armados continúan causando estragos en el mundo y la necesidad de cerrar esas heridas es más imperiosa que nunca".

La necesidad de cerrar las heridas de guerra es más imperiosa que nunca, dice la Cruz Roja

La necesidad de cerrar las heridas de guerra es más imperiosa que nunca, dice la Cruz Roja

Lima, 8 may (EFE).- El jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja para Bolivia, Ecuador y Perú, Christophe Martin, manifestó hoy que "los conflictos armados continúan causando estragos en el mundo y la necesidad de cerrar esas heridas es más imperiosa que nunca".

Martin agregó que el trabajo humanitario es "más riesgoso que nunca" porque las zonas de enfrentamiento armado generan, a su vez, conflictos humanitarios en la población que queda expuesta en un fuego cruzado.

Con ocasión del 150 aniversario del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Martin inauguró en Lima la exhibición fotográfica "La Humanidad en Guerra" con 40 imágenes de diversos episodios de guerra entre 1861 y 2007.

Una de las invitadas de honor a la inauguración fue la Defensora del Pueblo, Beatriz Merino, quien dijo que a lo largo de 150 años, la Cruz Roja ha dirigido sus acciones a atender el hambre, calmar el dolor de los familiares de los desaparecidos, evitar las ejecuciones, torturas y muerte de detenidos civiles en los diferentes episodios de guerra.

En el Perú, el CICR permitió en muchas ocasiones niveles mínimos de diálogo, a fin de que los ciudadanos no fueran víctimas desamparadas y sin defensa, recordó Merino.

"El mundo fue testigo de la seriedad y el sentido humanitario de la Cruz Roja Internacional en la toma de la residencia japonesa en 1996", cometida por un comando del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA), dijo la defensora.

El entonces delegado de la Cruz Roja en Lima, Michel Minning, fue uno de los rehenes del MRTA en ese episodio y facilitó la ayuda alimenticia y de salud para las decenas de secuestrados que permanecieron en esa casa diplomática durante más de cuatro meses.

Desde que finalizó el periodo de violencia terrorista en el país (1980 a 2000), la Cruz Roja ha cumplido una importante labor en aspectos centrales para el sistema de justicia con la capacitación del personal policial y el derecho internacional humanitario, apuntó Merino.

Por su parte, el ex presidente de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (que investigó la violencia terrorista en Perú), Salomón Lerner, declaró que el principio de humanidad se ha ido convirtiendo en un principio jurídico en el derecho internacional.

El desconocimiento de ese principio se expresa en delitos de crímenes contra la humanidad, en cuyo esclarecimiento ha sido decisiva la participación de la Cruz Roja, anotó.

La violencia terrorista dejó casi 70.000 víctimas, entre fallecidos y desaparecidos, según el informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, pero Martin comentó a Efe que los desaparecidos registrados oficialmente ascienden a 13.500 personas.

En la exhibición fotográfica se puede hacer un repaso por la historia de los conflictos mundiales reflejada en el rostro desesperado de un niño víctima de la hambruna en Rusia de 1922, en la señal de triunfo de un partisano antes de ser ejecutado en Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial o en la desolación de una madre lactando a su bebé, después de la explosión de la bomba atómica en Nagasaki en 1945, entre otras.