Lula afirma que Turquía y Brasil desean intensificar su relación

  • Estambul, 21 may (EFE).- Turquía y Brasil, dos potencias regionales emergentes, quieren intensificar sus relaciones para convertirse en socios importantes, dijo hoy en Estambul el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

Lula afirma que Turquía y Brasil desean intensificar su relación

Lula afirma que Turquía y Brasil desean intensificar su relación

Estambul, 21 may (EFE).- Turquía y Brasil, dos potencias regionales emergentes, quieren intensificar sus relaciones para convertirse en socios importantes, dijo hoy en Estambul el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

"Tras esta visita, creo que debemos establecer una comisión para incrementar las relaciones bilaterales y las visitas. Comienza un nuevo período en las relaciones turco-brasileñas", afirmó Lula en una entrevista exclusiva concedida a la cadena turca NTV, en el marco de su viaje de dos días a este país euro-asiático.

Lula es el primer presidente brasileño que visita Turquía y fue calurosamente recibido por la prensa local, que lo considera "el izquierdista que hace milagros" o "el dirigente que salvó a Brasil de la crisis".

Tras su llegada a Estambul anoche procedente de China, Lula mantuvo un encuentro con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, en el que se trataron "cuestiones bilaterales".

El mandatario brasileño subrayó que el hecho de no existir relaciones diplomáticas al más alto nivel entre dos países "tan importantes" como Turquía y Brasil "no es normal", así que justificó su visita en la necesidad de acabar con esta circunstancia.

El volumen comercial entre los dos Estados es actualmente de unos 1.750 millones de dólares, una cifra que "está aún lejos del potencial real de comercio" entre Turquía y Brasil, indicó hoy la presidente de la patronal turca TUSIAD, Arzuhan Dogan Yalçindag, en la apertura de un Foro Empresarial Turco-Brasileño.

Lula coincidió en esta apreciación y aseguró que el comercio entre los dos países debería alcanzar los 7.000 millones de dólares.

En total, unos 240 empresarios brasileños llegaron a Turquía junto a Lula para entrevistarse con sus colegas turcos.

El gigante petrolífero Petrobras también estuvo representado en el foro, ya que mantiene desde 2006 una inversión de 130 millones de dólares para la búsqueda y perforación de pozos petrolíferos en la costa turca del mar Negro.

Lula alabó la labor en el mar Negro de Petrobras y la puso como ejemplo de lo que debe ser la cooperación turco-brasileña.

Aun así, anunció que los acuerdos que firmará mañana con el presidente turco, Abdullah Gül, están destinados a extender dicha cooperación a otros ámbitos energéticos, a las infraestructuras, al sector turístico y a la producción automovilística y aeronáutica.

Según Lula, "hay que ser más valientes durante las crisis. Hay que buscar nuevos socios y nuevas áreas de inversión. No se puede contar sólo con la Unión Europea, Estados Unidos o China".

"Brasil ha aprendido a ser un país independiente. No estamos subordinados a ningún país, ni queremos enfrentamientos, sólo queremos tratar con el resto de Estados de igual a igual", dijo.

Durante su entrevista a NTV, Lula fue preguntado por el éxito económico de su país y la relación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), dos de las prioridades de Turquía, que sufre con la recesión y busca un nuevo acuerdo con el Fondo.

"La varita mágica es, quizás, decidir de qué parte estás y para quién gobiernas. Nosotros llegamos al Gobierno gracias a los pobres. Hemos hecho programas para 11 millones de pobres. Crearemos un millón de nuevas casas. Y el mundo empresarial también se beneficia de ello", indicó.

Explicó cómo su país pudo deshacerse de los compromisos con el FMI, devolviendo rápidamente sus préstamos.

"Ahora somos nosotros quienes damos dinero al FMI para que pueda prestarlo a países pobres. El FMI puede prestar dinero, pero no debe inmiscuirse en las políticas económicas de los países a los que presta", añadió.

Durante la visita oficial a Ankara, adonde Lula viajará mañana, la delegación presidencial brasileña estará acompañada por el ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, Celso Amorim, y el titular de Industria, Miguel Jorge.