Ministro chileno del Interior se reincorpora tras ser trasplantado de un riñón

  • Santiago de Chile, 14 abr (EFE).- El ministro chileno del Interior, Edmundo Pérez Yoma, retomó hoy sus funciones, después de haber sido sometido a un trasplante de riñón el pasado 24 de marzo, intervención que levantó polémica por un supuesto trato preferencial en la donación del órgano.

Ministro chileno del Interior se reincorpora tras ser trasplantado de un riñón

Ministro chileno del Interior se reincorpora tras ser trasplantado de un riñón

Santiago de Chile, 14 abr (EFE).- El ministro chileno del Interior, Edmundo Pérez Yoma, retomó hoy sus funciones, después de haber sido sometido a un trasplante de riñón el pasado 24 de marzo, intervención que levantó polémica por un supuesto trato preferencial en la donación del órgano.

"Quiero dejar muy en claro que nunca solicité ningún tratamiento privilegiado ni creo que se me haya otorgado", afirmó el ministro, en referencia al insinuado beneficio que le habría otorgado su cargo gubernamental.

El político demócrata cristiano, de 70 años, estaba en la lista nacional de espera de trasplantes desde el 3 de junio del año pasado por padecer una insuficiencia renal crónica causada por una diabetes, aunque su estado aún no precisaba tratamiento de diálisis.

"Tuve una tremenda suerte, gracias a Dios el tipo de sangre que tengo es muy especial, hay muy poca gente (que la tiene) y afortunadamente hubo donantes en ese tipo de sangre. Tuve una extraordinaria suerte y me salvé", agregó el titular de Interior.

Pérez Yoma agradeció públicamente el buen trato recibido en el Hospital Clínico de la Universidad Católica, donde fue atendido e instó a "mejorar el sistema de trasplante en Chile", porque según él, "estamos muy atrasados y se puede mejorar mucho en ese sentido".

El trasplante del ministro Pérez Yoma y el de dos niños más en las últimas semanas ha llevado a las autoridades a estudiar un cambio en la legislación, que haga donantes a todos los chilenos, a excepción de quien expresamente rechace donar sus órganos.

En la actualidad es donante sólo quien desee serlo, pero al fallecer esa voluntad puede ser revocada por su familia, que tiene la última palabra en esta materia.